Un presente cargado de bultos

Cochabamba - Altitud: 2574 msnm

Cochabamba – Altitud: 2574 msnm

Los niños ven el futuro,
los anciones leen el pasado,
y entre tanto el presente
viaja cargado de bultos.

Hay una lección en cada esquina de Bolivia, la dignidad que surge de una cultura que ha sabido hacerle trampa a la dominación. Desaferrados a esa dominación geográfica, física, psíquica y espiritual que por siglos han impuesto en nosotros los colonizadores de nuestro continente, con esa fragilidad, no de un momento antes de romperse, sino de la milésima de segundo antes que todo comience a descomponerse. Como si al envejecer ellos, ellas, que siempre han estado tan ligadas a su venerada pachamama, pudieran detenerse, con esa parsimonia que las caracteriza, en ese instante antes de la muerte. Figuras que ya dejaron de ser carne y hueso para volverse arcilla, fresca materia con la que los antiguos construyeron desde siempre su hogar, su futuro. Al margen, marginados, de todo este bendito descalabro mundial, sangrante presente globalizado, al borde del apocalipsis, pachakutik, precisamente ellos, que con sus minas de oro permitieron la revolución industrial, que con su trabajo esclavo tejen las vestimentas de los shopings, limpian los desechos de la comida chatarra, custodian los countries y sostienen el milagro del alimento; indígenas indigentes de uno de los países estadísticamente más pobres del mundo. A pesar del oro del Potosí, el estaño de los Yungas, el gas de Tarija y todos sus valiosos saberes ancestrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>